viernes, 13 de mayo de 2011

MAFALDA

La trayectoria de Mafalda abarca el periodo comprendido entre los años 1964 y 1973, en tres publicaciones: Primera Plana, El Mundo y Siete Días Ilustrado.
Su autor, Quino, No sospechaba entonces que Mafalda sería traducida a 26 idiomas, desde el japonés, italiano y portugués, hasta el griego, francés y holandés; y que sus libros venderían millones de ejemplares (Ilustraciones 74 y 75).
En 1963 Quino comienza a afianzarse como dibujante y publica su primer "libro", Mundo Quino, recopilación de los chistes sin palabras que habían aparecido en las revistas en las que él colaboraba, y dibuja una "tira" con una familia tipo: una madre, un padre (en cuyos rasgos ya reconocemos a los padres de Mafalda) y un nene, con la aparición esporádica de una hermanita (Mafalda), que crea para una campaña publicitaria que le encarga la línea de artículos electrodomésticos Mansfield, y que nunca se lleva a cabo.
Es precisamente por el proyecto publicitario para Mansfield que Mafalda lleva ese nombre, ya que la agencia pide a Quino que el nombre sea con "M" y éste toma el nombre de la novela "Dar la Cara" de David Viñas, En la versión cinematográfica aparece en una escena una bebé dentro de un moisés con el nombre de Mafalda el que Quino adopta para su personaje. 



El 29 de septiembre de 1964 se publica la primera de ellas; "Mafalda" acaba de nacer. Continúan publicándose dos tiras por semana, pero a principios de 1965, por diferencias de criterio, Quino se enoja con la gente de "Primera Plana" y se lleva a Mafalda, que diez días después reaparece, pero esta vez en "El Mundo", uno de los diarios con mayor circulación nacional. Mafalda comienza a hacerse famosa, al igual que otros personajes como "Felipe", "Manolito", "Susanita" y "Miguelito". En 1966 Mafalda ya se edita en varios periódicos del interior, y, para Navidad, aparece el primer libro de recopilaciones de las tiras, que se agota en dos días; Mafalda ya es un "boom".

El 25 de julio de 1973 es un día decisivo para Mafalda (a la izquierda, con Susanita), ya que se despide formalmente de las tiras y no volverá "nunca más", por decisión irrevocable de su propio autor. El abandono coincide con la aparición de los primeros dibujos animados por televisión, con los que Quino no está muy conforme, pero no puede hacer nada, porque había cedido los derechos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada